Cort multará con hasta 750 euros los comportamientos incívicos en el aparcamiento de Son Fuster Vell

A mediados de julio, el área de Infraestructuras del Ayuntamiento de Palma procedió a limpiar los bordes del estacionamiento en superficie del parking de Son Fuster, ubicado en el Polígono Son Castelló, en el que se iban acumulando basuras y todo tipo de desperdicios procedentes del mercadillo de segunda mano que se realiza los sábados.

Una demanda que desde hacía tiempo llevaban pidiendo empresarios y vecinos de la zona, que pedían más limpieza del espacio después de la celebración del mercado de segunda mano que se lleva a cabo en el lugar cada sábado.

El alcalde de Palma, José Hila, acompañado de la regidora de Infraestructuras, Accesibilidad y Distrito Ponent, Ángelica Pastor y el presidente de Emaya, Ramon Perpinyà, visitaron la zona el 23 de julio donde anunciaron que el Ayuntamiento multará con hasta 750 euros los “comportamientos invívicos” en la zona que rodea el aparcamiento de Son Fuster Vell.

Una campaña que comenzó el pasado 3 de agosto bajo el título de ‘Ensuciar tiene un coste’. Agentes de mercados y controladores medioambientales de Emaya informaron ese día a los comerciantes del mercadillo de dichas sanciones. También se han distribuido carteles informativos en la zona que informan a los vendedores de que “deben tener un recipiente o bolsas propias donde depositar separadamente los residuos que generan (vidrio, cartón, envases y basura)”, así como “mantener cada parada de venta en un estado adecuado de conservación y limpieza”, entre otras obligaciones.

 

La actuación en el aparcamiento de Son Fuster Vell, coordinada entre las áreas de Infraestructuras y Emaya, se inició en las primeras semanas de julio con tareas de desbroce y preparación del terreno. Posteriormente se procedió a asfaltar. En total, Infraestructuras ha invertido 72.952,13 euros en pavimentar 3.500 metros cuadrados (m2) que incluyen todo el perímetro del aparcamiento.